sábado, 10 de marzo de 2012

El Espartero





En 1946 se publicaba en "El Ruedo" este artículo de DON VENTURA. Del valor de El Espartero nadie ha dudado nunca. Lo que aquí se cuenta, demuestra las agallas del torero. Pero no solo de este torero, los que toreaban con él también merecían el título. Hoy no vendría mal algo de ese amor propio. Pensaba el Presidente que le iba a impedir al Espartero matar su Toro por una cornada de nada...

10 comentarios:

Xavier González Fisher dijo...

La casta del torero es especial. Me recordó algo que ya habías puesto aquí de un torero "de acá de este lado", Miguel Ángel. Cada uno en su circunstancia, pero no quisieron dejarse llevar "al taller de las reparaciones" (creo recordar que así escribía "K-Hito"), para cumplir con su cometido.

http://aulataurinadegranada.blogspot.com/2009/08/la-casta-de-miguel-angel-1955.html

Saludos.

fabad dijo...

Si, Xavier, Ya escribimos sobre eso hablando de "El güero Miguel Ángel", pero de eso también hace muchos años. Ahora se ve menos, aunque hay que reconocer que Padilla, como he dicho mas de una vez no parece de esta época.

Diego Cervera Garcia dijo...

Fabad:
Hoy en día el valor es mas bien escaso por el tipo de ganado que se lidia a excepciones de ciertos matadores que matan todo tipo de ganaderías y de encastes.
Si hablamos de rivalidad en la plaza eso si que es una palabra o termino inexistente, pues en lo mas alto del escalafón se limitan a la comodidad entre compañeros y a no"partirse la cara en el ruedo"
Esta es la tauromaquia tan maravillosa y moderna que tenemos.
Un saludo

fabad dijo...

Diego, es lo que hay ahora...y seguimos picando.
Saludos.

Enrique Martín dijo...

Fabad:
No sé porque a uno, cada vez que escucha un nombre de algún torero, le da mucha pena. Esto me pasa con El Espartero o Florentino Ballesteros, Antonio Montes o Nicanor Villalta. Ya ves que no es tan solo el que murieran en el ruedo, porque Manolete o Joselito, aparte de respeto, hacen que me dé un escalofrío y que me ponga a pensar qué podría haber pasado si se hubieran saltado aquel día.
Un saludo

fabad dijo...

La "Fiesta" no es tan festiva (como la corrida de los mediáticos de Valencia). Tiene mucho de tragedia y nosotros que somo unos sentimentales, estamos enganchados desde el respeto al torero que se juega la vida. Hay mucha verdad, aunque, lamentablemente, no siempre.
Por eso nos molesta tanto la mentira que se instaura con mucha facilidad...

Gil de O. dijo...

Fabad, Diego, Enrique

He caído por lo del escalofrio de Enrique. Una cosa que se me olvidó el otro día, ese día en el que se dijeron más cosas que en cuarenta Casa Patas seguidas, tan crudas como hirientes, tanto por Enrique como por su alternante:

José hubiera terminado la obra que comenzó, sin empequeñecer a nadie del escalafón, incluído el TEMPLE; y lo más importante no hubiera permitido los petos;
lo mismo que no quería más de tres caballos en la plaza; y ya se mataban menos caballos con él.

Manolete, puso el límite que nadie has traspasado porqué ello es imposible.La Fiesta con Manolete, pero sin Camará, hubiera sido otra. Lo mismo que ahora el permiso tienen que darlo los nietos de Teodoro Matilla (los Camará de hoy) qué menudo "pecao" llevan, si tienen conciencia.

Saludos de Gil de O.

"Maestro" dijo...

Buenas acabo de conocer tu blog y te he enlazado, si quieres pégale un vistazo al mío: http://terciodevaras.blogspot.com

fabad dijo...

Gil de O, no me cabe duda de la seriedad de "lo de Linares".
Matilla se está convirtiendo en un peligro.
Saludos y gracias por pasar. Es un honor.

fabad dijo...

"Maestro", ya leía el tuyo. Lo he enlazado.