viernes, 18 de noviembre de 2011

La mariposa


El diario YA, publicó unos fascículos dominicales de 10 capítulos titulados "TOROS. De El Cordobés a Espartaco".
En uno de ellos, hablan de Marcial y la primera foto, me parece la mejor que me he encontrado del quite de la mariposa.
De paso, quito del primer plano a Lozano Sevilla.

5 comentarios:

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

¿Era Marcial Lalanda un torero en la línea de Domingo Ortega o de Sánchez Mejías?.

Saludos. Gómez de Lesaca.

Enrique Martín dijo...

Fabad:
Permíteme un recuerdo personal y es que después de oír hablar a mi padre de la "mariposa" en multitud de ocasiones, un día de San Isidro lo rescató Ortega Cano. A la salida me encontré al maestro Lalanda, al que no pude evitar pedirle que me firmara la entrada. Él asegurba que solo se le recordaba por el pasodoble; sería una de las pocas ocasiones en que no se podía estar de acuerdo con el maestro. Y acabó dándome la mano y agradeciéndome mi gesto, como si el favor se lo hiciera yo. ¡Qué grande!
Un saludo

fabad dijo...

Me alegra leer de nuevo a Gómez de Lesaca por esta casa.
La pregunta es propia de quien mucho piensa. Temo no estar a la altura para responder.
Los tres tienen en común la fuerza y el poder de su toreo.
Domingo es para mi el torero mas cerebral y dominador de la historia.
Ignacio es la fuerza.
Sorprendentemente (para mi) de Marcial es del que menos opinión tengo. Durante muchos años ha sido la fuente de los toreros que querían beber en las raices de la tauromaquia. (Esplá, antes de asociarse con Casas).
En esta misma entrada, hay un comemtario de Enrique, que habla de la grandeza de Marcial. El pasodoble ha ocultado mucho de su personalidad. De todas formas si Madrid lo tenía por el mas grande, seguro que es por algo.
Marcial y Domingo se diferencian en diez años de altrnativa aunque solo tres de edad.
Marcial tomó la alternativa dos años después que Ignacio, que era 12 años mayor.
Creo que Ignacio era mas "arrojado" y visceral...
En fin que me pones a cavilar...
Enrique, el comentario tras la conversación, demuetra su grandeza.

Xavier González Fisher dijo...

Para mí también es un gusto ver por esta casa al señor Gómez de Lesaca. Y ahora paso a hablar en primera persona. Por allí del año 1979, en una temporada de novilladas en la Plaza México (¿o sería el 80?) tuve la fortuna de ver el quite de la mariposa "en vivo".

David Liceaga hijo lo realizó un par de tardes. Una, a uno de sus novillos y la segunda vez a uno que correspondía a uno de sus alternantes. Menuda bronca le echó el compañero de cartel, "por tocarle los lados a su toro"...

Desde entonces no lo he vuelto a ver más que en un vídeo que guarda faenas de Jesús Córdoba, que gustaba de hacérselo a toros propios y ajenos.

Saludos a todos.

fabad dijo...

Aquí ha habido intentos de repescar el quite de Lalanda. Enrique menciona a Ortega Cano (un gran torero) y creo recordar que Esplá lo practicó también.
Sin duda que los mexicanos son artífices de la variedad y belleza con el capote.