lunes, 16 de mayo de 2011

Aniversario de José


16 de mayo de 1920, en Talavera, con un Torillo que hoy no valdría ni para novillo. El misterio del toreo, afortunadamente, no se entiende.
Lectura aconsejada (mejor obligatoria): http://laaldeadetauro.blogspot.com/2011/05/16-de-mayo-de-1920-los-hechos-de.html#comment-form
En:
http://2.bp.blogspot.com/_9-yCtYXhIK8/TC5c-eoEYGI/AAAAAAAADrc/_KSIEVYtQe8/s1600/52_1+Bailaor+DSC00460.JPG
Pueden ver a Bailaor, a su Padre y a su Madre, según el artículo, que los hay que defienden que era cunero.

6 comentarios:

Xavier González Fisher dijo...

Paco: Gracias por el reenvío. Saludos.

Jorge dijo...

Mucho muy interesante 'escuchar' a El Gallo narrar aquella tarde de historia gris y grande. Gracias por la referencia, Don Fabad. // Atte., Torotino

Enrique Martín dijo...

Fabad:
En Madrid se sigue guardando un el minuto de silencio en su memoria, uno de los pocos, o el único momento en que se rinde homenaje a lo más clásico del toreo, anque ya hay quien no le encuentra justificación, allá ellos.

fabad dijo...

Honra a Madrid el mantener ese hilo de unión con el clasicismo y la grandeza del toreo.
Los que somos aficionados y sufridores de esto, llevamos varias fechas y nombres de Toros marcados a fuego.

Jorge dijo...

A manera de apéndice, si se me permite, el comentario a continuación fue publicado por El Liberal del día siguiente de la cornada mortal a Joselito, es decir, 17 de mayo de 1920. Fue de un testigo presencial. Apareció en Aplausos el año pasado.
_ _ _ _ _ _ _ _ _ _

"Hemos hablado con un testigo presencial de esta corrida, que dejará memoria en la historia del arte taurino, tanto por la muerte del gran maestro como por la serie de incidentes que en ella se han desarrollado.

-Y lo de Joselito, ¿en qué toro fue?

-En el quinto.

-¿Al hacer un quite?

-No: toreando de muleta.

-¿De muleta?

-Sí, señor. Había toreado con algún recelo, porque el toro estaba bronco y aplomado; pero como era un maestro y dominaba como nadie, tomó al toro con la derecha, iniciando el pase natural, que repitió con fuerte valentía. Fue a dar el tercer pase de esta suerte peligrosa, animado por las palmas, y al marcar el segundo tiempo, el toro, en vez de seguir el viaje tras el engaño, se fue derecho al bulto, dándole una cornada tremenda y brutal. Cayó Joselito al suelo, y quedó encogido de piernas. Y se llevó las manos a la cara... Acudieron los peones, se llevaron al toro, que se revolvía y otros le cogieron, llevándole a la enfermería".

fabad dijo...

Su comentario enriquece lo publicado, así que gracias por intervenir.