viernes, 18 de septiembre de 2009

FERIA DE SALAMANCA: ELCARTEL DE LA ALEGRÍA

El Ruedo nº 1056, 15 de septiembre de 1964

2 comentarios:

gomez de lesaca dijo...

¡Que razón tiene Navalón en lo de las patadas!. Además no va nada con lo que fue El Viti, a quien admiro. En el toreo existen muchas pervivencias caballerescas que se manifiestan en el respeto a un ritual, a ciertos códigos. La cortesía siempre se debe al enemigo, aunque en este caso sea un animal, un toro. A un adversario no se le dan zapatillazos. En este sentido, el otro día, el once de este mes, pude ver en la plaza de Andújar a Morante. Esperó la muerte de su segundo toro con un gesto y silencio reverente que impresionaba. Como es debido.

Recibe un cordial saludo.

fabad dijo...

Es un gustazo leerlo. En otras ocasiones le ha dado cera a Pedrés. Aquí lo enaltece. No se deja llevar por impulsos. A El Viti le canta lo solemne y lo malo. Y trata muy bien a José Luís Barrero, que estuvo mucho tiempo de novillero y que como su paisano Antonio de Jesús, toreó bastantes veces en Las Ventas.
Un saludo.
F.Abad