sábado, 4 de septiembre de 2010

Hablando de Jaén... Juan Tirado




Si Juanito Tirado hubiese nacido en otra provincia, seguramente habría llegado mas alto en la tauromaquia. Y resulta curioso que así suceda. ¿Hay alguna provincia donde haya mas ganaderías que en Jaén?. Creo que no. Tampoco tiene por delante muchas provincias en las que se eche menos cuenta a sus toreros...
Gil de O, ha recordado a Juan Tirado en un comentario de la entrada anterior y tenía en mi ordenador los recortes que dejo y que algún día complementaré.

7 comentarios:

Xavier González Fisher dijo...

Paco: ¿Cuantos toreros se quedan en la orilla por no tener la resonancia que da el residir en los grandes "centros taurinos"?

Yo creo que como la de Juanito Tirado hay muchas historias en esto.

En la tabla de las alternativas del 64, veo la de mi paisano Jesús Delgadillo "El Estudiante", con quien de cuando en cuando charlo. La recibió en Barcelona, de manos de Fermín Murillo y llevando de testigo a Curro Romero, con toros de Torrestrella. Un bonito cartel.

Eran otros tiempos.

fabad dijo...

Son muchos, Xavier. Ocurre que a veces es mejor callar pues parece que habla la envidia o la frustación de los aludidos y nada mas lejos de la realidad. Como me siento libre de manifestar mi opinión, la digo siempre que lo estimo conveniente. Admiro a los toreros y quizá mas a los que se quedaron en el camino que a los consagrados...

Gil de O. dijo...

Puedo dar fé, sobre Juan Tirado, que en los tentaderos, sobre todo en lo de Villamarta, en lo de Carlos Nuñez, en lo de Lacave y en la de José Maria Arauz de Robles, los tentaderos eran de responsabilidad absoluta de Juan.
En Salamanca, ya de la mano de Domingo Ortega y junto a él José Fuentes, todavía novilleros, los grandes ganaderos salmantinos de aquellos tiempos quedaron muy sorprendidos, de conocimiento del toro, tanto de Juan como de José. Lo he puesto en este orden para evitar infundios.
Lo viví con él.

Gil de O.

Gómez de Lesaca dijo...

César Jalón en sus memorias menciona a un crítico taurino que pedía perdón "por no ser nada más que de Jaén".( No puedo precisar quién era pues no me acuerdo de su nombre y no tengo aquí el libro).

Respecto a las ganaderías de Jaén las hay desde muy antiguo, como la del marqués de Navasequilla, que tenía pastos en la sierra de Valdepeñas de Jaén, cuyas reses se torearon en Madrid a finales del XVIII. La venta de ganado bravo de esta tierra para festejos
está documentada, sin duda, en el primer tercio del XVII, sin perjuicio de otros precedentes.

Saludos.

de O.Gil dijo...

Efectivamente Sr. Gómez de Lesaca, en Valdepeñas de Jaén y en sus duras y altas dehesas, allá por las fechas citadas hubo ganado bravo de gran fiereza.
Se ve, que el Marqués de Navasequilla que dió nombre a una de las más importantes dehesas y que con esa denominación todavía subsiste, junto a la Nava propiamente dicha -la mejor de todas- Navaluega, Navalayegua y Navalcán, decidió su arrendamiento y venta, por lo que quedaron en explotación ya cruzando con el "pajuno" de sierra que tan buenos resultados dió para la explotación agricola, tras sucesivas generaciones, hasta quedar prácticamente extinto lo bravo.
Aún cruzados los arrendatarios de los últimos reductos de la Nava con el lindero Puerto de las Coberteras, y los propietarios de Navalcán, que fueron los únicos que conservaron este vacuno hasta finales de los sesenta del siglo pasado, sirvieron reses para los encierros de las Fiestas, hasta que al final decidieron dejar la explotación con la irrupción de la tracción mecánica para la agricultura.
Yo que soy crítico injertado de tratante de ganados, lo diré bajito para que los Navaloneros no me tengan en despecho, como Don Alfonso -eran sus cosas- que lo estimaba públicamente, tuve que sufrir el ser parte de la desaparición de aquellas reses tan especiales de los campos valdepeñeros, primero las de Navalcan -estas con alambre incluido- y al año siguientes las de Navasequilla que habían ido a parar con sus ultimas camadas a las de Pitillos y el Parrizoso por desavenencias familiares con los hijos del arrendatario, los que encontraron pastos suficientes en los terrenos citados ya en poder de Don León Herrera y Esteban.
Recuerdo perfectamente que los erales y utreros y sobre todo las hembras sin domar, embestian como de largo como autenticas Jijonas, que es de dónde creo era la precedencia.
Os he vuelto a cansar, seguro.
En uno de los blog recientemente clausurado, un comentarista puso en solfa el hecho de que el propietario de lo del Parrizoso, llorara detrás de los burladeros del antiguo matadero de la Puerta del Sol al quitarle los cencerros a la parada de bueyes, aunque luego se disculpó.

Gil de O.

Navalcardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
fabad dijo...

Cuando miro la foto de Juan Tirado, pienso en lo poco que cuidan los apoderados a sus toreros. A mi jamás se me habría ocurrido poner ese muletazo, al hilo del pitón y con la muleta alta para "presumir" de torero. Ya se que las fotos pueden ser engañosas, pero al menos se pueden elegir las buenas...