jueves, 21 de enero de 2010

D. Antonio Bienvenida 1964


D. Antonio Bienvenida fue ejemplar en muchas ocasiones a lo largo de su larga trayectoria profesional. Andaba a la gresca, cada dos por tres con las grandes Empresas. En 1964 fue el triunfador de la Feria de San Isidro por su actuación en Vista Alegre frente a seis Saltillos de Alonso Moreno. Y no es que fueran seis toracos, pero TOREÓ y LIDIÓ, tan poco frecuente por entonces e inexistente ahora. La foto de arriba es la portada del número de El Ruedo que recoge la hazaña. Las de abajo es el relato. El que tenga gana que lo lea para que se le pongan los dientes largos.




Al cabo de unos meses, ya transcurrida la época de los premios, D. Justo le dedica una elogiosa página a Antonio Bienvenida por aquella actuación que le valió ser triunfador de San Isidro sin actuar en las Ventas. Se lo dejo por si lo quieren disfrutar. Ese año también estuvo magistral en San Sebastián de los Reyes. Ya se ha hablado aquí de aquella actuación y se dejaron fotos de El Ruedo.

5 comentarios:

gomez de lesaca dijo...

Creo que la tauromaquia tiene que contar con un hondo sentido ético.

Los toreros tienen que torear bien. Y además ser ejemplares en el porte, el gesto y la conducta. Por eso hay algunos que son míticos, sin que esto contradiga su verdad histórica. Porque el mito es ejemplo más allá del tiempo.

Y bien sabe Dios que se pueden aprender de estos grandes toreros muchas cosas para conducirse con decencia en la vida.

Por eso Antonio Bienvenida hace que nos quitemos el sombrero.

Saludos de su lector.

fabad dijo...

Muchas veces pienso en eso: ¿No leerán los toreros de hoy lo que ocurría antes?. ¿No beberán en las fuentes clásicas?. Es un honor que no te aburras con estas antigüedades.

Antonio Díaz dijo...

A la vista esta que no. Ya no hablo de las figuras, pero ¿cuantos chavales de los que están para tomar la alternativa tienen cierta idea de la tauromaquia más antigua? ¿y de encastes, ganaderías y de los misterios del toro? Me viene todo esto a la cabeza porque las pasadas navidades hablando con un novillero, del que no voy a decir su nombre, me demostró un gran déficit taurino. Dios le da pan (valor) al que no tiene dientes (afición).

En ésta tu casa, nadie se aburre, más bien al contrario. Por cierto, Paco, tú no tendrás por casualidad aquella famosa y dura crónica que escribió Juan Posada a su hijo y que llevaba por titulo ``Quien más te quiere te hará llorar´´. Me he hartado de buscarla por la red y no he sido capaz de encontrarla.


Saludos

fabad dijo...

La leí y me imresionó, pero no tengo conciencia de haberla guardado. Creo que es de un periódico y esas no las guardo (me echarían de mi casa si además de lo que tengo, guardara periódicos. Las revistas ocupan mas de lo que os podeis imaginar). Si tienes alguna pista de que pueda estar en una revista dame la fecha...
Por cierto, fue muy duro con su hijo. Yo vi en Granada la cogida que dejó a Antonio para el arrastre después de torear con el capote con una pureza que ya no se veía. Fue una pena.
Te debo la busqueda de la foto de D. Francisco. (Cuando se llevan muchos años guardando cosas, se tienen demasiados sitios para buscar y da mas pereza. Pero seguro que la tengo...)

Antonio Díaz dijo...

No estoy seguro, pero me suena a que la escribió para el Diario 16. Es una crítica ``fantasma´´, todo el mundo la leyó en su día y quedó impresionado, pero no hay manera de dar con ella, está desaparecida. De todas maneras aquí queda escrito, por si alguno de tus numerosos lectores la tuviera guardada por ahí y tiene la amabilidad de compartirla.

No te preocupes por la foto de D. Francisco, como pasan con todas estas cosas, el día que dejes de buscarla aparecerá.

Saludos