miércoles, 31 de marzo de 2010

Para información de los antis



No crean que es cosa de los iluminados de ahora. Llevan toda la vida queriendo prohibir. Papas, monarcas... paro al final el pueblo sigue...

3 comentarios:

gomez de lesaca dijo...

El artículo es de innegable interés.

El prohibicionismo a inicios del XIX fue especialmente escandaloso. En una situación de sumisión diplomática y militar a Francia, con la Familia Real desprestigiada, la Armada hundida en Trafalgar y las Indias a punto de perderse, Godoy decide prohibir los toros. Como si la tauromaquia fuese el problema de España.

Después será, precisamente, José Bonaparte el que vuelva a autorizarlos, para ganar apoyo popular.

Con todo estas actitudes antitaurómacas partían de una motivación religiosa (siglo XVI y XVII) o de la voluntad de regenerar España (siglos XVIII y XIX) aunque con un criterio equivocado bajo mi punto de vista. Lo de ahora busca, en cambio, negar cualquier vinculación histórica y cultural con lo español.

Saludos.

fabad dijo...

¡Que envidia! (sana por supuesto) de tantos conocimientos. Me gusta leerlo pero no podría hacer esa síntesis extraordinaria. Es difícil decir mas en menos líneas.

gomez de lesaca dijo...

¡Yo sí que siento sana envidia por sus conocimientos taurómacos!.

Saludos.